martes, 1 de julio de 2008

IFÁ - ORUMILÁ

(Del libro "Mural de los Orixás" de Carybé y texto de Jorge Amado - Raíces Artes Gráficas)

Ifá u Orumilá es el dios de la adivinación. Sus vestimentas son blancas y usa el opelê para responder a las preguntas en el trabajo de las adivinas. Lleva siempre consigo una bolsa conteniendo cocos de dendê (fruto de una palmera). Su día de la semana es el jueves.



(Del libro "Leyendas Africanas de los Orixás" - Pierre Fatumbi Verger - Carybé - Editora Corrupio)

Rivalidad entre Orumilá y Ossain

Orunmilá (Eleri Ipin), el testigo del destino de los seres humanos, precisa de un criado. Va al mercado y, entre los esclavos que están en venta elige a Ossain. Lo manda a limpiar el campo para preparar las nuevas plantaciones. Sin embargo, para desesperación de Orunmilá, Ossain vuelve, a la noche, sin haber cumplido su orden. Orunmilá le pregunta por que no hizo nada. Ossain le responde:

"Todas esas plantas, estas hojas y estas hierbas tienen virtudes. No deben ser destruidas. Esta hoja por ejemplo, calma los dolores de dientes; esta otra, protege contra los efectos de trabajos maléficos; esta otra también cura la fiebre. Imposible, verdaderamente, arrancar plantas tan necesarias para la salud y la felicidad!"

Orunmilá, impresionado, decide que Ossain deberá, a partir de entonces, permanecer a su lado durante las sesiones adivinatorias, para guiarlo en la elección de los remedios que deberá prescribir a sus consultantes. Una sorda rivalidad se establece, poco a poco, entre estos dioses. Ossain, sufriendo por ser mantenido en sumisión, se vangloriaba de ser más importante que Orunmilá, pues poseía el poder de la magia mortal y de los medicamentos que preparaba. Ossain llegó a declarar al rey Ajalayé que había venido al mundo antes de Orunmilá y, siendo más antiguo, tenía derecho a su respeto. El rey Ajalayé envía un mensaje a Orunmilá. El quiere saber, entre el y Ossain, cual es el más importante de los dos. Orunmilá responde que el es mas antiguo que Ossain. El rey decide someterlos a una prueba. Los convoca, acompañados de sus primogénitos. Orunmilá llega con su hijo llamado Sacrificio. Ossain se presenta con el suyo, llamado Remedio. Los dos serán enterrados durante siete días. Aquel que sobreviva a la prueba y responda primero, con una voz clara y fuerte, al llamado que se hará al fin del último día, verá a su padre ser declarado vencedor.

Dos fosas fueron abiertas. Sacrificio y Remedio fueron colocados dentro de ellas y las cerraron. Orunmilá, volviendo para su casa, consultó a Ifá. "Mi hijo estará todavía vivo, pasados los siete días?" Ifá le aconsejó que ofrezca mucho ekuru - un plato sabroso-, torta de porotos, pimienta, un gallo, un carnero, un palomo, un conejo y dieciséis caracoles de la costa. Orunmilá preparó la ofrenda. Fue colocada en cuatro lugares: en un camino, en una bocacalle, ante Exú y en el mercado. Exú ejerció su poder sobre el conejo sacrificado. Este resucitó y cavó un agujero que fue a terminar en la fosa de Sacrificio, el hijo de Orunmilá. Así, el conejo le llevó alimento.

Remedio, el hijo de Ossain, nada tenía para comer. Pero poseía algunos talismanes que actuaban sobre la tierra y que le permitieron, así, encontrar a Sacrificio en el fondo de su cueva. Remedio le pidió comida. Sacrificio respondió: " Como puedo yo, hijo de Orunmilá, darte comida, cuando hay una disputa en juego? No ves que así el éxito será de Ossain, al quedar vivo vos para responder al llamado que va a ser hecho al fin de los 7 días?" Remedio insiste y promete a Sacrificio permanecer callado cuando se haga el llamado. Sacrificio, entonces da de comer a Remedio.

Y llegó el final de la prueba. Los jueces llaman al hijo de Ossain: "Remedio, Remedio, Remedio" Llaman en vano. Remedio no responde. "Bueno! Remedio está muerto", concluyen ellos. Seguidamente llaman al hijo de Orunmilá: "Sacrificio!" Inmediatamente, escuchan un fuerte: "Si!" Sacrificio está a salvo! Remedio sale, enseguida, igualmente vivo. Ossain pregunta al hijo la razón de su silencio, cuando fue llamado su nombre. Remedio narra el pacto hecho con Sacrificio. Comida contra silencio!

Este pacto se tornó un proverbio: "Sacrificio no deja a Remedio hablar". Significando que Sacrificio es más eficaz que Remedio. Razón por la cual, Orunmilá tiene una posición mas elevada que Ossain