martes, 21 de abril de 2009

La Medio unida


La mediunidade física es un don innato, necesita de mucho tiempo y mucha paciencia para alcanzar su total desarrollo. Exigencia y el evolución de los días de hoy les exigen éxitos instantáneos que no se pueden producir grandes médiums mentales o físicos, principalmente que sean capaces de que investiguen lentamente, de buscar la verdad con paciencia y finalmente alcanzar la convicción de que la personalidad humana sobrevive después de la muerte corporal.
El estudio de la raza humana de los tiempos inmemorable es un objeto de lección para todos, sin embargo no observamos esas lecciones que hemos aprendido, no vemos el presente en el pasado; y lo que es el presente, sino el resultado de los acontecimientos pasados, de los errores anteriores, de las tonterías consumadas?

Lo que nos falta realmente es simplicidad y conocimiento de la esencia del espíritu.
Cuáles son los sentimientos durante una sesión?
Nos quedamos completamente conocedores de lo que es divulgado
? entramos en trance durante una sesión?
Generalmente nos quedamos muy lúcidos y podemos oír todo lo que es dicho, tanto por las personas que están en la sesión como las voces del espíritu en nuestra mente.

Lo médium no comenzó aún a realizar lo que pretende ser verdaderamente, en el sentido real; ser preparado para darse en amor y colocarse a servicio de Dios; realizando eso, el poder que emana del espíritu puede cambiar no sólo a sí aún, pero a través de él, posiblemente el mundo todo.
Hay muchas religiones diferentes, muchas hasta confusas, con conflictos de ideas y pensamientos; sin embargo sólo hay una única verdad: verdad de la vida eterna, que todos nosotros muriendo, vivimos.
Los espíritus desean ardientemente el solaz de la humanidad.
Muchas personas piensan que uno médium es como una máquina; colocamos el dinero y automáticamente la máquina funciona.
No es así. Sería peligroso y fatal para cualquier médium dirigir sesiones durante todo el tiempo, al capricho de esta o de aquella persona, en el momento en que desean
Los guías espirituales protegen los médiums, para que no se desgasten, pues pretenden conservar su poder, con la finalidad de ser usado esos dones para hacer comunicaciones y hacer caridad, de alto valor para el mundo todo y en la necesidad.

La mediunidade debe ser usada eficazmente para ayudar tantas personas cuanto que sea posible, sin sobrecargar las propias fuerzas y el sistema nervioso.
Debemos estar conscientes que, a pesar de que seamos médiums, no debemos esperar por una vida fácil, ni imaginar que tenemos el derecho a privilegios especiales.
Así fue dicho: "No tendremos que todo lo queramos, pero durante todo el tiempo en que servimos con fe, seremos proveídos con todo lo que necesitamos."
Algunas veces podrán quedarse desapontados, deprimidos y sentir que no están haciendo adelanto suficiente.
No se puede estimar el tiempo que llevará el desarrollo espiritual de cada uno.
Con algunos él tarda años, con otros aparece muy deprisa, si perseveraran.
Pero, tengan fe, sean sinceros de espíritus y usen sus ingenios para que sirvan a la comunidad.

La ignorancia y el egoísmo de los hombres han traído grandes sufrimientos para la humanidad y las personas preguntan:
Por qué Dios permite esas cosas?
Investiguen y busquen un eslabón a través de los espíritus y acuérdense de la promesa de Jesús cuando se reunieran: "Ved, Yo estoy siempre con vosotros".
Sigan enfrente, fortalecidos, y sepan que también vosotros estarán sirviendo. Sean Sus siervos, Sus niños y la Paz Eterna vendrá hasta vosotros.
Cada ser humano posee una sustancia conocida como ectoplasma, que es la fuerza vital.
El cuerpo físico de uno médium posee esta sustancia en cantidad mucho mayor que el común de la gente.
Durante una sesión mediúnica, ese elemento o fuerza vital y que algunas personas llaman de poder, es retirado de lo médium y amoldado por los espíritus en una réplica del organismo físico vocal, que decimos "caja vocal".
El espíritu comunicante concentra sus pensamientos en esa "caja de voz", haciendo crear una frecuencia o vibración, debiendo equiparar la frecuencia vibratoria conforme el aparato pueda recibir.
Utilizan los médiums, como vehículo de evolución espiritual, haciéndose guías, orientadores y armonizador del ser humano.
Los espíritus que se comunican con la materia, vienen a dar fuerzas y poder, afín de hacer posible el camino para que varias entidades evolucionen o otras comunicaciones de peso para la humanidad.
La personalidad humana sobrevive después de la muerte corporal, eso debemos admitir y estamos convencidos.
Percibimos la ruptura de los valores morales, el fracaso de la autoridad, la eutanasia de las iglesias y el empobrecimiento de la vida familiar y de nuestra juventud rebelde que, a la busca de algo, es guiada a una falsa percepción química de alguna otra cosa, que las drogas alucinógenas pueden darle momentáneamente , sin embargo a un alto precio.
Entre esos abandonados e ilusionados jóvenes pueden existir grandes médiums en potencia, cuyos ingenios nunca se desarrollarán, pues hay pocos espíritus que pueden dar convicciones mostrándoles el camino de la verdad.
La misión de la mediunidade es tratamiento de las almas, ayudándolas a que se libren de sus viejas y estancadas ideas, miedo, odio y prejuicios, que impiden sus adelantos espirituales.
Las personas necesitan saber que un hombre es lo que él piensa, y por sus pensamientos y acciones crea su propio cielo o infierno en el otro lado de la vida.
Ricardo de Oxala